Ευρώπη (Europa) era hija de Agenor, rey de Tiro, y de Telefasa. Según la tradición, Europa jugaba con sus compañeras a la orilla del mar cuando vio un toro blanco, cuyos cuernos tenían la forma de un creciente lunar. El animal era el propio Zeus, que, enamorado de la muchacha, había tomado esta apariencia para poder raptarla. Europa, sorprendida por la mansedumbre de aquel toro, empezó a jugar con él y, finalmente, se sentó sobre su lomo. Entonces el animal salió huyendo hacia el mar y se llevó a la muchacha hasta Creta; allí, cerca de la ciudad de Gortina, se unió a ella al pie de un arroyo, en un bosquecillo de sauces -o de plátanos- que conservó perennes sus hojas.

Los hermanos de Europa fueron enviados por Agenor en su busca, con la orden terminante de no volver sin ella. Partieron cada uno en una dirección y se fueron estableciendo en diversos lugares. Su hermano Cadmo persistía en su empeño de encontrar a Europa, pero fue disuadido de ello por el oráculo del Delfos.

Zeus y Europa tuvieron tres hijos: Minos, Radamantis y Sarpedón. Luego, el dios casó a la muchacha con Asterión, rey de Creta, y le hizo tres regalos: Talos, un curioso autómata de bronce; un perro de caza que no dejaba escapar una sola presa, y una jabalina que daba siempre en el blanco.

De la unión de Europa y Asterión nacieron más hijos y el rey cretense crió como suyos los que había concebido Europa de Zeus. Así, a la muerte de Asterión, Minos ocupó el trono de Creta.

Según los mitógrafos, el toro en que Zeus se transformó para raptar a Europa, fue convertido después en la constelación de Tauro. 

La etimología de la palabra Europa no ha podido ser explicada satisfactoriamente. El análisis más extendido de esta palabra la considera como una composición de las palabras griegas εὖρος (ancho) y ὤψ (vista, ojo), pero se trata sin duda de una etimología popular. Muchos lingüistas piensan que Europa proviene de la raíz semíticarb, que significa “ponerse el sol” (Occidente); irib en asirio, ereb en arameo, habiéndose propuesto la forma *’urūbā como la denominación original de las “tierras occidentales”. Desde una perspectiva asiática o medio-oriental, el sol se pone efectivamente en Europa, la tierra al oeste. Aun cuando ésta sea la etimología más aceptada en la actualidad, algunos investigadores como M. L. West han sostenido que “fonológicamente, la coincidencia entre el nombre de Europa y cualquiera de las formas semíticas del vocablo, es muy pobre”. La mayor parte de las lenguas utilizan palabras derivadas de Europa para referirse al continente. En chino, por ejemplo, se emplea Ōuzhōu,que es una abreviatura del nombre transliterado: Ōuluóbā zhōu. Sin embargo, en algunas lenguas turcas se utiliza el término Frangistán (Tierra de los Francos) de manera coloquial, aunque el nombre “oficial” del continente sea Avrupa o Evropa.

Anuncios
comentarios
  1. Su dice:

    Lo que más me ha gustado ha sido la selección de imágenes de distintas épocas, la última…motivante 😛

    Me gusta

  2. sscreamm dice:

    Es de una artista murciana que se llama carmen molina cantabella, que el año pasado hizo una exposición en vallas publicitarias de murcia y en la parte de detrás de los autobuses. Te dejo la web, por si quieres curiosear: http://www.cantabella.es
    Esta obra es como la de courbet

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s