La obra de la semana 3

Publicado: 17 mayo, 2011 en La obra de la semana
Etiquetas:, ,

La nave de los locos (1503-1504) El Bosco

   “Cargada como un cuenco de cerezas, la nave de los locos flota sobre un plácido mar. Aunque una brisa agita la bandera del barco, el mar es verde y tranquilo como un jardín. El barco es más bien una barcaza, o ni siquiera eso, pues el mástil aún no ha renunciado a su vida de árbol. En su cima aloja a un curioso observador (curioso porque es un búho; búho curioso porque posee al mismo tiempo boca y pico). Hay más cosas pintorescas en ese bajel: su timón es un cazo, no existe una cadena de mando y los ocupantes están mal preparados para la vida marítima. Ahí se encuentran (desordenados) tres miembros de un coro, un bañista inmodesto, un borracho que vomita, un borracho que ronca, un glotón, un loco, un monje, una mujer que bebe y una monja que tañe un laúd. Elementos: garrafas de cerveza o vino, un vaso, un platillo de pedigüeño, un barril de licor, una navaja, un pollo asado, un pez muerto, una bola de masa y un cuenco de (habéis acertado) cerezas. Todo presagia el pecado de la lujuria o la lujuria por el pecado, pues ambos conceptos son casi intercambiables.
   ¿Cuánto tiempo lleva junta esta extraña pandilla? Los habituales indicadores del Tiempo brillan por su ausencia. Las estaciones no cambian. Siempre es mediodía, en caso de que consideremos la luz como un indicador. Más allá de un clima templado, no hay Clima.
   Este estatismo, esta igualdad sempiterna, ¿no resulta tremendamente aburrida? ¿Con qué se distraen? ¿Qué están haciendo ahí?
   Sentados, de pie, tumbados, agachados, sufriendo de puntillas, flotando en el agua.
   Sí, evidentemente. Pero ¿qué están haciendo ahí?
   Cantar. Desafinando. Los Coristas atacan una canción de taberna (algo acerca de ciervos, esposas y taxidermia), el Monje observa las Horas Canónicas (las viejas costumbres tardan en desaparecer) y la Monja canta a la Eucaristía. Su voz, que es bastante agradable, se pierde en el bullicio, ahogada por la severa letanía del monje y por los berridos focunos de los Coristas. Da igual. Estos viajeros sedentarios, peregrinos sin destino, no hacen más que pasar el rato. Por lo menos, llenan los tiempos muertos. O más bien lo intentan. Si te centras en el presente, siempre hay placeres -conversar, emborracharse- de los que disfrutar.
   A primera vista, no se aprecia una especial infelicidad.
   A juzgar por las apariencias, francamente, parece una buena juerga.”

 

Gregory Norminton.

 

Anuncios
comentarios
  1. sscreamm dice:

    A Alon Alonalonalonalon le gusta esto.

    Jose Manuel: La nave de los locos? Pues pa mi que no estan locos, que estan de parranda. (Y si no te das una vuelta por Vallekas un sabado a las 5 de la mañana). Pero aún con todo eso … Me gusta. Me trae tantos recuerdos…

    Almudena Fernández: eso es lo que opina el tal gregory norminton, esta vez la comparación no era entre dos imágenes. ¿con quién te identificas?

    Enzo De Sisto Lozano: gregory norminton,,,,gregor pa los amigos

    Paula Martin: Nop, si de parranda están… pero lo del arbol ¿qué es? ¿una lechuza o una persona? es que no alcanzo a verlo bien con el zoom

    Almudena Fernández: será lo que tú interpretes que sea

    Paula Martin: Me recuerda a Jason Voorhees….una vez se quita la máscara….fijo que están de fiesta al lado de un lago….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s