Esta semana propongo una comparación un tanto especial. Estaba yo curioseando por la red, buscando información sobre la artista Kiki Smith, su escultura y leyendo artículos sobre unas exposiciones de hace años, cuando me topé con una obra que no conocía y me encantó. Así que me dije a mí misma: “Esta podría ser la obra de la semana“. Guardé las fotos y un breve comentario que hacían de la obra en cuestión en un artículo, esperando a que llegara el martes para publicarlo. Y aquí quedó la cosa, la verdad que esta vez no iba a hacer ninguna comparación, hasta hace un rato, cuando veía en la tele el documental de la 2. No sé cómo se me ha ocurrido, ya que el documental en cuestión se llamaba algo así como “Lo que las hembras desean y los machos no dudan en hacer, segunda parte” (sin comentarios, cada uno su reflexión). El caso es que no sé qué clase de asociación de ideas se ha desatado en mi cerebro cuando se me ha venido a la mente el Libro de Horas del Duque de Berry y las miniaturas iniciales donde se representan las tareas cotidianas o agrícolas propias de cada estación y en la parte de arriba el zodíaco correspondiente al mes representado. ¡Ya está! Me venía de perlas para comparar con Kiki Smith, aunque no precisamente por la finalidad de la obra.

En el artículo que leí sobre Smith sólo decían esto de la obra:

“La gran ausente en esta curaduría es la obra Constellation (1996),
una gran superficie circular de papel nepalés azul colocada en el suelo,
sobre la que están colocados una variedad  de esculturas de animales y estrellas
realizadas en cristal. En esta obra hay una notable tensión entre la escultura y
la gráfica como soportes de trabajo, opuestos a la pintura de caballete tradicional
(considerada un soporte típicamente masculino por la crítica feminista)”.

Lo que no tiene nada que ver con los libros de horas que, aclararé, sirven para rezar. Son una especie de guía espiritual para saber lo que se tiene que rezar en cada momento. Estos libros comienzan con el calendario, representado como una tarea doméstica. Son libros de pequeño formato y privados, no son para ser exhibidos. Precisamente es ese calendario inicial perteneciente a Las muy ricas Horas del Duque de Berry lo que propongo esta semana. Los miniaturistas que iluminaron este libro en 1416 se llamaban JEAN, HERMAN y PAUL LIMBOURG y el mismo se conserva en un museo privado de Chantilly (Francia).

La obra de Kiki Smith se llama Constellation y data de 1996. No elijo estas obras por un tema en común, pero sólo hay que verlas para darse cuenta de la relación.

Constellation (1996) Kiki Smith

Constellation (1996) Kiki Smith

Agosto (1416) Las muy ricas horas del Duque de Berry

Hombre - Zodíaco (1416) Las muy ricas horas del Duque de Berry

*Nota: Como serían muchas imágenes (13, en concreto) sólo pongo dos como ejemplo del Libro de Horas, la del mes de Agosto, el mes en el que estamos, y la del Hombre – Zodíaco, que muestra cómo cada parte del cuerpo humano está regida por los distintos signos y a la vez demuestra el interés por la astrología en la Edad Media.
Anuncios
comentarios
  1. Alberto dice:

    Muy interesante Almu!!! Conoces “El Cielo” de Salamanca de Fernando Gallego? Míralo y luego me cuentas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s