En la antigua Roma, Diciembre era el mes de Saturnalia, una fiesta en honor al reinado del dios Saturno sobre la Roma de  la Edad de Oro. Se suponía que en esta Edad, la tierra era fecunda y no existía la discordia ni la guerra.

Durante la fiesta de Saturnalia, que duraba una semana, todo estaba dominado por las comilonas y la bebida. Además, durante esta semana se invertía el orden social y eran los amos los que tenían que servir a los esclavos y no solo eso, sino que los esclavos ocupaban por ese período los altos cargos del Estado. Aparte, era tradición el intercambio de regalos, sobre todo si eran de plata.

La fiesta también era una celebración del fin de las tinieblas y el comienzo de un nuevo año. Este es un fragmento de las palabras pronunciadas por la sacerdotisa en el rito de Saturnalia:

“Esta es la noche del Solsticio, la noche más larga del año. Ahora las Tinieblas triunfan y aun así todavía queda un poco de luz. La respiración de la naturaleza está suspendida, todo espera, todo duerme. El rey oscuro vive en cada pequeña luz. Nosotros esperamos al alba cuando la gran Madre dará nuevamente a luz al Sol, con la promesa de una nueva Primavera. Así es el movimiento eterno, donde el tiempo nunca se detiene, en un círculo que lo envuelve todo. Giramos la rueda para sujetar la luz. Llamamos al Sol del vientre de la Noche. Así sea.”

Pero llegó la Edad Media y topamos con la Iglesia. Fue un período de grandes herejías (incluso se llegó a llamar Cruzada a la lucha contra los cátaros del sur de Francia). Desde el 45 a. C., con el establecimiento del calendario Juliano, se fijó el día 25 de Diciembre como el día del Solsticio de invierno en el hemisferio Norte. Y en la Edad Media se fijó precisamente esta fecha como el día de Navidad para que los fieles prestasen menos atención a las fiestas paganas del Solsticio de Invierno y más a las celebraciones de la Iglesia.

Después, en 1582 el papa Gregorio XIII volvió a cambiar el calendario (calendario Gregoriano) y el Solsticio de Invierno en el hemisferio Norte llegaba alrededor del 21 de Diciembre. Anualmente, en el calendario Gregoriano el Solsticio fluctúa ligeramente, pero a largo plazo, sólo alrededor de un día cada 3.000 años.

Cada cultura interpreta el solsticio de una forma diferente, aunque suele tener relación con el Invierno. Ya era un momento importante incluso durante el Período Neolítico, ya que estos eventos astronómicos controlaban gran parte de la vida (apareamiento de los animales, siembras de los cultivos, sacrificios de animales para el abastecimiento de carne -lo que supone que sólo se comía carne fresca en este período-, el fin de la fermentación del vino o de la cerveza).

El evento se ve como la inversión del retroceso de la presencia solar en el cielo, por lo que los conceptos de nacimiento o renacimiento de los dioses solares se han unido comúnmente de forma simbólica al Solsticio. También son propios los calendarios cíclicos referentes a la vida-muerte-renacimiento (o resurrección) de las deidades. Y la inversión  también es habitual en Saturnalia (como hemos dicho antes).

FELIZ SOLSTICIO DE INVIERNO

FELIZ SATURNALIA

Para saber más sobre Saturnalia, consulta nuestro blog amigo: http://elartesegunalon.crearblog.com/?p=10

Anuncios
comentarios
  1. alonalonalon dice:

    De todas las curiosidades que tienen que ver con la Navidad, y la figura de Santa Klaus, Papá
    Noel o cómo quieras llamarlo, es la que tiene que ver con la celebración de su día, y con su relación verdadera con la Navidad (es decir, la festividad que conmemora el nacimiento de Cristo, por si alguno anda despistado….). Parece ser que la gente de Bari no tenía un verdadero santo, o reliquias para que los peregrinos les visitasen y dejaran apetecibles ingresos en su ciudad. Sentían algo de envidia por Venecia, una ciudad que al no tener los restos de un santo importante, decidieron ir a Alejandría y usurpar los restos del mismísimo San Marcos para llevarlos a la ciudad de los canales. Ni cortos ni perezosos, la gente de Bari fue hasta Myra, en la actual Turquía, y se los llevaron a Bari, siendo el 6 de diciembre la fecha de su festividad por haber muerto el mismo día del año 345.

    ¿Pero por qué entonces lo identificamos con la Navidad, si vivió 300 años después de Cristo? Pues por que lo países que acogieron la Reforma Protestante, no podían permitir seguir celebrando la festividad de un santo tras la separación de Roma. Pero la festividad era tan popular, que tuvieron que dejarla, eso sí, haciéndo coincidir la fecha con la del nacimiento de Jesús. Es muy curioso que en Holanda y en Bélgica, aun se celebra el día 6 de diciembre el día de SinterKlaas. Pero lo más asombroso, !! es que este Santo viene todos los años desde España a los Países Bajos a traer regalitos a los niños!! Si tengo que aventurarme a decir un lugar, creo que Sinterklaas vive el resto del año en algún lugar de Canarias o Mallorca.

    Feliz Saturnalia!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s