Archivos de la categoría ‘Crónicas’

“Desde la ventana del séptimo piso de un hotel de la calle Gorki de Moscú durante varios años, veía todos los días el monumento a Aleksander Pushkin en la plaza de su nombre, envuelto en cielos jubilosos o nubes de tormenta.
¡Cuántas ideas y sensaciones me sugería su altiva figura de bronce pensativo, rodeada del respeto y del amor de los nuevos hombres rusos!
Pero un monumento no es siempre la acabada expresión del auténtico amor del pueblo. Tal vez un breve telegrama de esta última guerra revele, mejor que todo comentario, hasta qué punto defienden y aman en su país a este genial poeta, parte viva del cuerpo inmortal de Rusia.
Cuenta un escritor soviético, que cuando las huestes hitlerianas mancillaron las tierras de su patria, en uno de los frentes, el joven oficial de artillería A. Stepanenko, cada vez que ordenaba hacer fuego a su batería, exclamaba a sus soldados:
-¡POR STALIN, POR PUSHKIN, FUEGO!

Monumento a Alksander Pushkin en la Plaza Pushkin de Moscú (1880)

Aleksander Pushkin (1800-1802), Xavier de Maistre

Aleksander Sergeyevich Pushkin nació en Moscú el 26 de mayo de 1799.
Su padre, Sergei Lvóvich Pushkin, fue figura destacada en los círculos de la nobleza, pero para los años en que naciera el poeta, ya no ocupaba ningún puesto representativo y oficial.
Su madre, Nadiézda Osipovna, era la nieta de Ibraguin, el famoso negro esclavo de Pedro el Grande, traído de Abisinia y más tarde liberado por el zar, y conocido con el nombre de Abraham Petróvich Annibal.
Aleksander S. Pushkin ha caracterizado repetidas veces en su obra a sus ascendientes, subrayando siempre el espíritu rebelde de los Pushkin, impulsivo, independiente e insumiso frente al absolutismo.
Sus padres no se distinguieron particularmente por esta cualidad, ni ninguna otra muy sobresaliente. La vida social, pueril y festiva los absorbía, dejando la educación de sus hijos en manos de nodrizas, parientes o maestros.
Ajenos a la influencia directa de sus padres, crecieron su hermana Olga, su hermano Leon y el pequeño Aleksander.
El infatigable espíritu de curiosidad del pequeño Aleksander no lograba satisfacerse con cualquier educación. Leía con sed ininterrumpida los libros de la biblioteca de sus padres y la nueva literatura en sus ediciones originales, como también la literatura clásica francesa. Moliére y Voltaire ejercen sobre él enorme influencia, como todas las corrientes enciclopedistas.
Un tío del poeta le ayuda a descubrir su vocación por la literatura y a dar los primeros pasos. Vasisli L. Pushkin desempeña en el desarrollo juvenil del poeta un papel maravilloso e inapreciable.
Sin embargo, el deseo de afrancesar su cultura hubiera podido deformar la auténtica vocación y personalidad del poeta, pero otras influencias más valiosas lograron afirmarse. En la casa de su abuela, donde solía pasar semanas enteras o visitar con frecuencia, escuchaba de labios de ella leyendas y cuentos maravillosos del pasado ruso, relatados en un idioma netamente eslavo.
Otros tíos de Aleksander, que llevaban una vida más campesina, modelaron su imaginación y su amor por la vida rusa. Su célebre nodriza, Arina Rodiónovna, despertó en el niño desde su infancia el cariño por los cuentos y leyendas populares. La ternura y los cuidados de la nodriza han desempeñado en la personalidad de Pushkin un papel tal vez más importante que muchos libros y corrientes consagradas de su tiempo. El poeta siempre recordó a su nodriza con gran cariño, aun después de muerta, y su figura fue cantada a través de diferentes personajes de su obra. El niño comienza por hacer versos en francés y en ruso, aun antes de entrar en el Lyceum, en el año 1811.

EL LICEO IMPERIAL EN TSARSKOYE SELO:
El Liceo de su tiempo era una institución privilegiada para la preparación de los hijos de la nobleza. Los estudiantes deberían ser futuros hombres de Estado. Seis años de estudio en esta institución, con un régimen severo de internado, desvinculando a los estudiantes del mundo exterior debían formar funcionarios, futuros hombres adictos al régimen zarista.
No obstante la confabulación del régimen religioso, moral y político del internado, las ideas enciclopedistas y de vanguardia que soplaban por el mundo desde los Pirineos, lograron atravesar sus murallones.
Por suerte, no todos los profesores se proponen obtener de los estudiantes futuros funcionarios. Algunos, como A. Kunisin, despedido más tarde por librepensador, ejercieron durante el periodo de su estudio una influencia benéfica. Su prédica a favor de la libertad del individuo y de las libres manifestaciones del pensamiento y la libertad humana eran recibidas por el joven Aleksander con evidente entusiasmo. En varios poemas, Pushkin recuerda con cariño a aquel profesor que echó nuevas semillas en su naturaleza fecunda. También ejerció una influencia positiva el profesor A. Galich, catedrático de literatura rusa y latina, liberal y humanista, que aprobó y alentó los primeros comienzos del poeta. Un hermano de Marat (el famoso líder de la Revolución Francesa), profesor también de este Liceo, contribuyó, sin duda, a su formación de librepensador.
Además, sus compañeros de estudio V. Küchelbaecker e I. Puschin, posteriormente destacados decembristas e íntimos amigos del joven Aleksander, afirmaron en él su odio contra el yugo feudal y la servidumbre de su tiempo. Esas amistades, que jamás se rompieron, ayudaron al poeta a comprender las ideas cumbre de su tiempo.
Precisamente en el Liceo va definiendo su talento poético, junto a sus amigos Delvig, Küchelbaecker, Korsakov y otros, llenando de versos cuartillas de cuadernos que pasan de mano en mano en el Liceo y en los que Pushkin participa activamente. En el transcurso de sus años de estudio, Pushkin escribe aproximadamente ciento veinte poemas, acogidos con entusiasmo por sus compañeros, que lo van consagrando. Ya en el año 1814 (cuando contaba 15 años) aparece publicado uno de sus primeros versos en la revista “El Noticioso de Europa”.
Con frecuencia aparecen sus poemas en las revistas y comienzan a llamar la atención de las eminencias literarias de su tiempo, como Karamzin y Yucovski, a quienes conoce personalmente y que lo llevan a la peña literaria de “Arzamas”.
Esta sociedad literaria unificaba en su seno a escritores de las más diversas ideologías, pero dispuestos a luchar contra la tendencia reaccionaria de Chichkov, retrógrado y rutinario en la literatura y en la política del país. Su permanencia en esta organización lo puso en contacto con gente ya definida y, aunque esta peña literaria duró solo tres años, ha sido un comienzo benéfico para el joven poeta. A pesar del encierro del Liceo, Pushkin logra hacerse socio de ésta y leer sus poemas.
El gran escritor Deryabin, que presenció su examen de Literatura en el último curso del Liceo, alentó el talento evidente del joven discípulo, que recitó ante él algunos de sus primeros poemas.
En el año 1817 termina Pushkin sus estudios con la modesta recomendación “para servir de secretario de un ministerio”.
El joven no sueña con una carrera acomodada. Guarda su gorro frigio y su vehemente corazón de poeta dispuesto a hablar con la vida y la Historia frente a frente.

CONTINUARÁ EN SAN PETERSBURGO…

Anuncios

En la antigua Roma, Diciembre era el mes de Saturnalia, una fiesta en honor al reinado del dios Saturno sobre la Roma de  la Edad de Oro. Se suponía que en esta Edad, la tierra era fecunda y no existía la discordia ni la guerra.

Durante la fiesta de Saturnalia, que duraba una semana, todo estaba dominado por las comilonas y la bebida. Además, durante esta semana se invertía el orden social y eran los amos los que tenían que servir a los esclavos y no solo eso, sino que los esclavos ocupaban por ese período los altos cargos del Estado. Aparte, era tradición el intercambio de regalos, sobre todo si eran de plata.

La fiesta también era una celebración del fin de las tinieblas y el comienzo de un nuevo año. Este es un fragmento de las palabras pronunciadas por la sacerdotisa en el rito de Saturnalia:

“Esta es la noche del Solsticio, la noche más larga del año. Ahora las Tinieblas triunfan y aun así todavía queda un poco de luz. La respiración de la naturaleza está suspendida, todo espera, todo duerme. El rey oscuro vive en cada pequeña luz. Nosotros esperamos al alba cuando la gran Madre dará nuevamente a luz al Sol, con la promesa de una nueva Primavera. Así es el movimiento eterno, donde el tiempo nunca se detiene, en un círculo que lo envuelve todo. Giramos la rueda para sujetar la luz. Llamamos al Sol del vientre de la Noche. Así sea.”

Pero llegó la Edad Media y topamos con la Iglesia. Fue un período de grandes herejías (incluso se llegó a llamar Cruzada a la lucha contra los cátaros del sur de Francia). Desde el 45 a. C., con el establecimiento del calendario Juliano, se fijó el día 25 de Diciembre como el día del Solsticio de invierno en el hemisferio Norte. Y en la Edad Media se fijó precisamente esta fecha como el día de Navidad para que los fieles prestasen menos atención a las fiestas paganas del Solsticio de Invierno y más a las celebraciones de la Iglesia.

Después, en 1582 el papa Gregorio XIII volvió a cambiar el calendario (calendario Gregoriano) y el Solsticio de Invierno en el hemisferio Norte llegaba alrededor del 21 de Diciembre. Anualmente, en el calendario Gregoriano el Solsticio fluctúa ligeramente, pero a largo plazo, sólo alrededor de un día cada 3.000 años.

Cada cultura interpreta el solsticio de una forma diferente, aunque suele tener relación con el Invierno. Ya era un momento importante incluso durante el Período Neolítico, ya que estos eventos astronómicos controlaban gran parte de la vida (apareamiento de los animales, siembras de los cultivos, sacrificios de animales para el abastecimiento de carne -lo que supone que sólo se comía carne fresca en este período-, el fin de la fermentación del vino o de la cerveza).

El evento se ve como la inversión del retroceso de la presencia solar en el cielo, por lo que los conceptos de nacimiento o renacimiento de los dioses solares se han unido comúnmente de forma simbólica al Solsticio. También son propios los calendarios cíclicos referentes a la vida-muerte-renacimiento (o resurrección) de las deidades. Y la inversión  también es habitual en Saturnalia (como hemos dicho antes).

FELIZ SOLSTICIO DE INVIERNO

FELIZ SATURNALIA

Para saber más sobre Saturnalia, consulta nuestro blog amigo: http://elartesegunalon.crearblog.com/?p=10

Hace dos días descubrí que una araña se había instalado en mi ventana:

Dos días de seguimiento…

Y por fin la he cazado, en pleno almuerzo:

Aun a riesgo de no ser original, he decidido ponerle de nombre Charlotte, como la de la novela de E. B. White, aunque esta de momento no me deja mensajes escritos en su tela. Tiempo al tiempo.

Érase una vez, en un tiempo muy lejano, una bella princesita encerrada en lo más alto de la más alta torre del castillo. Uy, no, que me equivoco de historia.

Vuelvo a empezar: érase una vez, en un tiempo muy lejano, un chiquillo humilde que creció y llegó a ser el rey de su pueblo. Tal vez os suene su nombre: él era Leónidas.

            Aburrido de ser el rey del Valle del Kas, convocó a su ejército, bien conocido en la Historia como los Trescien… digo, los Tres Gilipollas, para ir a conquistar nuevas y extrañas tierras.

Fuéronse los Tres a por provisiones para la expedición y marcharon al Valle a por Leónidas, que acababa de volver del reino de Cádiz, a donde había ido a resolver unos asuntos diplomáticos. Así, armáronse de valor y Leónidas y los Tres Gilipollas partieron rumbo al Norte guiados por las estrellas.

Era noche cerrada cuando llegaron a su destino: Hobbiton. Después de las viandas y libaciones oportunas, hicieron su primera expedición: la taberna. El ofrecimiento de unos tragos a 3 maravedíes y medio cada uno, gustó al grupo, que no dudó en mezclarse con los habitantes de la Comarca. Tragos y más tragos después, fueron invitados a abandonar la taberna, así que decidieron continuar con la fiesta en el castillo. Se sumó un quinto gilipollas al grupo. Con las mentes algo nubladas, exploraban el castillo en busca de un lugar donde aposentarse. Quedáronse en las cuadras, que tenían una “acústica maravillosa”, con tan mala suerte de que bajó el hermano de Leónidas, que dormía justo encima, para expresarnos todo lo contrario. Poco le faltó para sumarse a la juerga, pero su férrea voluntad le hizo volver al catre.

Aprovechando las primeras luces del alba y que los aldeanos aún dormían, el quinto gilipollas abandonó la reunión, y tomó Leónidas a su fiel esbirro Marcelo y fueron a explorar Hobbiton. Encontrándose con que Bolsón estaba cerrado, bajaron a la bodega. Mientras, en el castillo, Truman y Mumu, los otros Dos Gilipollas, hacían guardia impacientes. Volvieron el rey y el esbirro con vino comarcal para el banquete del día siguiente.

Llegó la hora del cambio de guardia: el ejército se acuesta y los guardeses del castillo (Chema y Mari) se levantan, sólo que nada más que la mitad del ejército se fue a dormir. Leónidas y el esbirro conocido como Truman, probaron el tintorro. Mostró el esbirro Truman dudas de la bravura de su líder: “¡¡¡Esto no es sangre, es barro!!! ¡¡¡AHU!!!” sentenció Leónidas.

Poco a poco los combatientes fueron cayendo presa del embrujo del niño Hypnos cuando el toque de diana empezó con la charanga calle por calle de Hobbiton. Era la señal: empezaban las fiestas. A partir de ahora los aldeanos serían pasto del elixir de Baco y bajarían sus defensas. Lo mejor, pensaron los Gilipollas, sería esperar a la noche, cuando víctimas de los vapores alcohólicos, habría un gran número de bajas en la Comarca.

Sendos manjares llenaron la mesa del castillo esa noche. Desde la plaza el viento traía el rumor del trovador. Fueron a investigar el ambiente a las bodegas, provistos de néctar y ambrosía. Allí no había con quién luchar, así que siguieron camino a la plaza al grito de: “Tractores, excavadoras, tres o cuatro empacadoras”.

Una muchedumbre alcoholizada bailaba frenéticamente al son de la Macarena, el Venao y el Tiburón. Siguiendo el dicho popular donde fueres, haz lo que vieres, y botella en mano, Leónidas y sus Tres Gilipollas se sumaron a la fiesta, olvidando el plan inicial de invasión. Fue una noche oscura sin luna marcada por el surrealismo, sobre todo al final, cuando el quinto gilipollas volvió a hacer acto de presencia en el castillo, burlando la vigilancia de los esbirros. Se coló hasta las cocinas con una forastera a la que quería trajinarse pero, afortunadamente, la fuerza todopoderosa del Hado lo evitó, dejando tras de sí un par de esbirros aliviados cuando el quinto gilipollas y compañía se marcharon del castillo.

Amaneció. Todos dormían. Llegó la tarde y fue hora de ponerse en marcha. Tras el desayuno-comida-merienda de las 7 de la tarde, había que marcharse. Partieron los peregrinos de vuelta a casa, sin invasión ni na. A ver si hay más suerte el año que viene.
Reparto:
Robe: Leónidas
Marcelo, Truman, Mumu: Los Tres Gilipollas.
Chema (el primo): el quinto gilipollas.
Chema (el hermano) y Mari: los guardeses.
Los habitantes de Zazuar: los habitantes de Hobbiton.
Próximamente: los documentos gráficos.
Bueno, el Lullaby la sala donde se celebró el concierto del viernes es el tipico garito madrileño viejo y malcuidado, donde en esencia, es imposible hacer que suene bien un concierto de Rock n Roll.
Nosotros y el público lo pasamos de puta madre al margen de que el sonido fuese más bien terrorifico.
El repertorio fué algo más largo del habitual y tuvimos a dos maravillosos bailarines que amenizaron el concierto con sus coreografias pasodoblescas, lo cual fué bastante divertido.
Al final nos recogimos prontito y nos portamos bien, nos fuimos a descansar y al dia siguiente estabamos frescos como una lechuga para salir hacia Malaguilla, al VII Barbecho Rock (Toda una experiencia). 
El camino a Malaguilla empezó algo trastabillado gracias a la maravillosa tecnología llamada G.P.S que decidio que la ruta más rapida para llegar a Malaguilla era callejeando por todos los pueblos de Madrid y Guadalajara empezando por la carretera de Algete, famosa donde las haya.
Al llegar al pueblo lo primero que localizamos fué el bar, como toda comitiva de prestigio que se precie, tomamos unas cervecitas frecas, frescas y preguntamos donde era eso de la música y los melenudos, no tenia perdida, “El pueblo to pa´bajo y ya lo veis chavales”. Un primer contacto con los grupos y los técnicos de sonido, decisiones técnicas básicas, encuentro con el promotor más pintoresco y amable de los que yo he conocido, grande Gerardo, y de vuelta al bar. Tres o cuatro cervezas después y de que el Tupa se quedara con las ganas de apretarse unas judias con liebre nos marchamos de vuelta al escenario a hacer la prueba de sonido, y después de la prueba pues……………..de vuelta al bar.Ya entrada la noche nos acercamos al escenario a ver a los compañeros de batalla y la verdad es que el nivel era bastante bueno y el sonido de puta madre, trás unos minis de cerveza y calimotxo con mora nos llegó la hora de subirnos a tocar. Los 3 ó 4 primeros temas yo en concreto estuve bastante incomodo con el sonido, hasta que le cogí el rollo al amplificador que amablemente nos cedieron los colegas de Greenstone, gracias a ellos.
El bolo fué intenso como no podia ser de otra manera y superados los tipicos problemillas iniciales todo rodó como una apisonadora, mención especial al guitar-hero-gerard en el tren de leño y muchas gracias a
él por todo. Mencionar también la presencia de Antonio Barba de Radio Vallekas que estuvo por allí tomandose algo con nosotros y que tanto apoyo nos está dando, un gracias grande a él tambiém. El festival termino con todos un poco tostaos y de vuelta a Madrid.
Seguro que se me olvidan mogollón de cosas, pero es que esto empieza a ser un coñazo de lo largo que se está haciendo……….Próxima parada GALIZA!!!! vayan preparandose.Viva el jodido Rock´n RollEl Liru.

Arbancón

Publicado: 11 diciembre, 2007 en Crónicas
Arbancón, buffffff… uno de esos pueblos alejados de la mano de dios, donde todo se vuelve maligno y perverso. Vaya puentecito que nos hemos pegado, incluyendo una visita fugaz a Torrelaguna y otra no tan fugaz a Uceda, donde los Con Mora volvieron a hacernos pasar un buen rato, a pesar incluso de las resacas múltiples (sobre todo la mía).
y ahora el ranking de las frases que más han sonado en este puente:
– que frío
– ¡se ha ido la luz!
– hazte uno
– ahora me toca a mí hacer de dj
– ¿no queda tabaco?
– la última copa y me voy a la cama
– huelo a fritanga, qué asco
– ahora es cuando vienen los fantasmas
Buenas gente!!!
Espero que estemos todos recuperados de la fiesta del martes.
Gracias a Truman por ser mi principal cómplice y a Charli por encargarse de comprar el regalo. También gracias a todos por venir: Robe, Rubén, Ani, Edu, Ángel, Nano, Óscar, Jaime, Eva, Paula, Jose, Juandi, Charli y Truman.
Después de pasarme el día entero de los nervios, al final la fiesta sorpresa salió bien. Sólo acordaos de la cara de Marcelo cuando entró en el Chaíz y nos vio a todos allí. También tengo que mencionar mi super tarta de chuches, que no dejásteis ni el poliespán… jejeje.
Bueno, por si alguien lo dudaba, ya queda claro el vicio que tenemos todos con los dardos, aunque no es nada comparado con el vicio de la cerveza, que no parábamos chavales, una detrás de otra y también hay que mencionar el vicio de unos cuantos por los chupitos de tequila y encima nos inducís a los demás. Yo di mi estómago por perdido cuando, sin que me acabara la cerveza que tenía entre manos, ya me habíais pedido la siguiente, por lo que me tocó brindar con una cerveza en cada mano. Pero la noche fue un éxito… después de una semana intentando poner a todo el  mundo de acuerdo y no conseguirlo aparentemente, salió todo bien. Más o menos con una hora de retraso, pero todo bien.
El fallo fue que ni Eva, ni Paula, ni Robe, ni yo (que somos los fotógrafos oficiales) nos acordamos de llevar alguna cámara de fotos. Sólo le hice un par de fotos a mi super tarta de chuches con el móvil, pero como mi cable del móvil al pc está en casa de marcelo, pues no las puedo colgar, pero ya las pondré.
El éxito de la fiesta se vio en que no nos fuimos hasta que nos echaron del bar. Y lo peor es que todos teníamos que currar al día siguiente (bueno, menos Marcelo y Paula…). Vaya resacón… madre mía, pero mereció la pena, sólo se cumplen 28 años una vez.
De nuevo gracias a todos.
Besotes!!!